La evaluación inicial es libre de costo

Alcohol


El alcoholismo es un padecimiento que genera una fuerte necesidad y ansiedad de ingerir alcohol, de forma que existe una dependencia física del mismo, manifestándose a través de varios síntomas de abstinencia cuando no es posible su ingestión. El alcohólico no tiene control sobre los límites de su consumo, que va en aumento a medida que se desarrolla tolerancia a esta droga.

El alcoholismo o dependencia de alcohol es una enfermedad que causa:

  • Ansiedad: Una fuerte necesidad de beber
  • Incapacidad para dejar de beber una vez que se comenzó
  • Tolerancia: La necesidad de beber cada vez más cantidad de alcohol para sentir el mismo efecto
  • Insomnio
  • Aislamiento
  • Pérdida temporal de memoria
  • Violencia
  • Asumir conductas de riesgos
  • Incapacidad para limitar la cantidad de alcohol que consumes
  • Deseo o intentos fallidos de reducir la cantidad de alcohol que consumes
  • Pérdida de mucho tiempo bebiendo u obteniendo el alcohol, o recuperándote de su consumo
  • Incumplimiento de obligaciones importantes en el trabajo, la escuela o el hogar debido al consumo reiterado de alcohol
  • Consumo continuo de alcohol incluso cuando sabes que esto causa problemas físicos, sociales o interpersonales
  • Abandono o reducción de actividades sociales o laborales y pasatiempos
  • Desarrollo de tolerancia al alcohol, de manera que necesitas más cantidad para sentir su efecto o tienes un efecto reducido por la misma cantidad
  • Presencia de síntomas de abstinencia, como náuseas, sudoración y temblores, o cuando no bebes.
Haz tu cita
Español

Señales de Alerta

  1. Aislarse de la sociedad y querer estar solo.
  2. Tener cambios de humor, como euforia un día y desazón profunda el siguiente.
  3. Sentirse atrapado o sin esperanzas a causa de alguna situación.
  4. Aumentar el consumo de drogas o bebidas alcohólicas.
  5. Cambiar la rutina normal, incluidos los patrones de alimentación y sueño.
  6. Manifestar cambios de personalidad o sentirse extremadamente ansioso o agitado, en especial cuando se tienen algunos de los signos de advertencia que se mencionaron con anterioridad.