La evaluación inicial es libre de costo

Pobre Control de Impulsos


Normalmente la conducta impulsiva responde a una necesidad de gratificación inmediata, en muchos casos esto es la eliminación o neutralización del malestar emocional que la desencadena. Dentro de los trastornos del impulso podemos encontrar diferentes conductas. Todos ellos se caracterizan por un fracaso en el intento de resistir el impulso de realizar la conducta y por una tensión creciente que siente la persona previa a realizar la conducta que libera con la consecución de la conducta. Una vez realizada la conducta la persona siente culpa, remordimiento y sentimientos negativos hacia sí misma.

Síntomas:

  • Comunicación Ofensiva
  • Se torna agresivo a la menor provocación
  • Intolerancia a la frustración
  • Problemas legales
  • Consumo de sustancias
  • Baja autoestima
  • Conflictos en el entorno familiar
  • Depresión
Haz tu cita
Español

Señales de Alerta

  1. Aislarse de la sociedad y querer estar solo.
  2. Tener cambios de humor, como euforia un día y desazón profunda el siguiente.
  3. Sentirse atrapado o sin esperanzas a causa de alguna situación.
  4. Aumentar el consumo de drogas o bebidas alcohólicas.
  5. Cambiar la rutina normal, incluidos los patrones de alimentación y sueño.
  6. Manifestar cambios de personalidad o sentirse extremadamente ansioso o agitado, en especial cuando se tienen algunos de los signos de advertencia que se mencionaron con anterioridad.